#RecuerdosLiterarios ~ Libros interactivos y didácticos

Recuerdos Literarios 5

#RecuerdosLiterarios ~ Libros interactivos y didácticos

Hace tiempo que no echábamos mano de nuestros #RecuerdosLiterarios ni Isa ni yo, y creo que ya es momento de echar la vista atrás y hablar de alguno de ellos. Y dentro de mis muchísimos #RecuerdosLiterarios me he decidido por un tema que hace bastante que tenía ganas de comentar y para el que aún no había encontrado el momento; los libros interactivos y didácticos.

Hoy en día hay muchos libros didácticos e interactivos y cualquiera sin pensarlo mucho podía decir que los libros interactivos son algo nuevo, un tipo de libro que sólo han disfrutado los niños del S. XXI o así, pero no es así y hay libros interactivos de hace más de un siglo, realmente preciosos.

Yo nací en 1976 y uno de los primeros libros que tuve (y aprendí a leer con 3 años, para que os hagáis una idea de la época) era interactivo; se llamaba La Relojería del Señor Cucú.. 

La Relojería del Señor Cucú (libros interactivos y didácticos)La Relojería del Señor Cucú de Arnold Shapiro, era un libro para aprender la hora. Tenía pastas dura y cada página estaba ilustrada a todo color, con el texto superpuesto en ella. Cada página tenía también una circunferencia "recortada" para que desde cualquiera de ellas pudiese verse la esfera del reloj que había en el anverso de la contraportada.  En cada pareja de páginas (par e impar) el texto hacía referencia a lo que hacía el Señor Cucú (un coqueto cuco), los clientes que entraban en su relojería  y a qué hora era. Había que encontrar al Señor Cucú, que estaba oculto tras una ventanita de papel/cartoné que había que abrir para encontrarle y luego mover las agujas del reloj para poner la hora que se indicaba.

¡Me encantaba este libro! Luego lo heredó mi hermana y, después, mis primas pequeñas. Era precioso, divertido y estupendo para su cometido; aprender la hora.

En mi adolescencia también estaban de moda un tipo de libros interactivos, aquellos que llamábamos de "vuelve la página" porque en ciertos momentos de la lectura podía optar por decidir qué decisión tomaban los protagonistas de la historia para leer una u otra historia diferente. Pero estos dan para mucho y de ello prefiero hablaros en más profundidad otro día.

Hay otros libros interactivos que están en mis #RecuerdosLiterarios pero, esta vez, muchos años después. Tenía yo poco más de veinte y cuidaba de unas niñas majísimas. Era verano y cuando hacía mal tiempo, solíamos ir a la biblioteca municipal, que tenía un rincón de libros infantiles muy acogedor y bien surtido. A la más pequeña, que tenía 3 años, le encantaban los libros interactivos. No recuerdo los títulos, pero sí cómo eran. Su favorito era uno de animales; en cada página el protagonista de un texto breve era un animal, que además de estar ilustrado tenía sobre ello una tela cuyo color y textura asemejaba al del animal real, así el elefante era gris y rugoso, la cebra era una suave capa de pelo negro y blanco a rayas, y así con un montón de animales diferentes.

Creo que los libros interactivos son una mezcla de libros y juguete, divertido y educativos,  estupendos para que los peques se acerquen al libro como objeto y vean todo su potencial como elemento de disfrute, de diversión, incluso antes de saber leer.

¿Tienes en tu recuerdo algún libro interactivo en especial? ¿Nos lo cuentas?

 

 

 

Marhya

Marhya

Me llamo María pero en el mundo online se me conoce más como Marhya. Desde hace más de siete años escribo el blog En Mil Batallas como dice su sobrenombre un blog de "cocina, literatura y otras aventuras". Ahora acompañaré a mi hermana en esta aventura escribiendo críticas de las novelas que vaya leyendo y algunos artículos tanto objetivos como de opinión sobre diversas cuestiones relacionadas con el mundo literario.

5 Comentarios en “#RecuerdosLiterarios ~ Libros interactivos y didácticos”

  1. Cris D

    Me ha encantado la entrada!!
    Yo tenía los de “vuelve la página” o “elige tu propia aventura” que eran de Barco de Vapor, algunos estaban muy bien la verdad
    Como lectura didáctica solo recuerdo la revista El libro gordo de Petete que la compraba siempre, que vicio tenía de enana jajajja. Me encantaban los vestidos del final
    Besitos!!!

  2. Marhya

    Si, de los de Timun Mas de elige tu propia aventura yo también tenía, ese tema le dejo para otro día 😉
    Todavía tengo algunas revistas de las de Petete en una carpeta, me las compraba mi padre.
    Besos.

  3. Sandra M

    Hola!!
    Pues la verdad es que yo no tenía libros como tal. Aunque aprendí a leer muy pronto, como tú, 3 o 4 años, yo me pasaba el tiempo leyendo y mirando unas enciclopedias que había en casa de mi abuela de Disney, de personas famosas, de comida. Venía un poco de todo. Eran de mi abuela cuando era más joven y a día de hoy siguen estando en su casa, tienen muchos años pero están en muy buen estado 😀
    Besos <3

  4. Isabel

    ¡Que ilusión, sis! No me acordaba de “La Relojería del Señor Cucú” y lo mucho que me gustaba hasta que lo he leído.
    Besos

  El corazón de un blog late más fuerte con cada comentario que recibe, ¿nos dejas el tuyo?    

Deja un comentario