Crítica: El Beso de Judas – Victoria Holt

Críticas 2 ★★★★

Crítica: El Beso de Judas – Victoria Holt El Beso de Judas de Victoria Holt
      Editorial: Planeta
            Fecha de Publicación: 1983
            ISBN: 84-320-3737-0
            Páginas/Tamaño: 316
            Formato: Rústica
      Genero: Histórica
            four-stars
Kindle (Es)  
Con dieciséis años, la vida de Pippa Ewell da un giro inesperado cuando encuentra un recorte de periódico escondido en un baúl con una noticia escalofriante: su hermana Francine, a quien no ve desde hace cinco años, ha sido asesinada. Desde entonces está atormentada por los recuerdos de infancia y todas las experiencias que compartió con Francine: los días de ensueño, el rumor de las suaves olas del Mediterráneo, la muerte de sus padres y el retorno a la mansión de su abuelo en Inglaterra, Greystone Manor, donde todo empezó...

 

 

El Beso de Judas es un bestseller de Victoria Holt, editado por primera vez en 1981, y la última novela que he leído para mi reto literario de 2015 "leer 30 libros que olvidé en mis estanterías"

Esta novela la tenía olvidadísima desde hace mucho tiempo. Cuando mi abuela empezó a perder vista de forma considerable y ya no podía leer, repartió sus libros entre hijas y nietas. El beso de Judas, es uno de los libros que me dió entonces, y aunque he disfrutado mucho con las novelas de Victoria Holt (sobre todo de adolescente), éste no había encontrado aún el momento de leerlo. El libro que tengo es de 1983 y en la portada pone "3ª edición, 28.000 ejemplares vendidos".

 

A los 15 años, Pippa, una joven inglesa, descubre a través de un recorte de periódico que su hermana, casada con un aristócrata prusiano, ha sido asesinada junto a éste.

Pippa y su hermana mayor, Francine, nacieron en una pequeña isla mediterránea. Sus padres eran ingleses; él quería ser escultor, una profesión que no aprobaba su padre, un hombre de buena posición y rígidos principios. La profesión a la que se dedicó toda la vida tras fugarse de Inglaterra junto a una modista de la que estaba enamorado, la madre de  Pippa y Francine. Cuando los padres de ambas mueren, las dos muchachas, la una con 11 años y la otra una adolescente, son enviadas a Inglaterra a vivir con su abuelo.

El abuelo de las chicas tiene unos planes muy claros; casar a Francine con su primo Arthur, algo mayor que ella y párroco de la zona, para que los bienes de la familia, el apellido y la sangre se perpetúen. Pero Francine no está por la labor y cuando conoce a un joven prusiano del que se enamora, no duda en escapar con él.

Cuando pasados unos pocos años Pippa descubre que su hermana y su cuñado han muerto, todo lo que desea es saber cómo ocurrió y quién o quienes fueron los responsables. En las pocas cartas que recibió de su hermana, ésta le habla también de su hijo pero en el periódico no dice nada, y ella quiere averiguar qué fue del niño y poder ocuparse de su cuidado y educación, como seguramente Francine hubiera deseado. Pero las circunstancias de la vida de Francine en el continente no son como Pippa habia imaginado y nadie parece saber nada de su hijo.

 

La novela es "muy Victoria Holt"; escrita en primera persona, protagonizada por una chica que se siente débil pero que muestra verdadera fortaleza  y personalidad durante toda la trama, mucha intriga y ese ambiente misterioso envolviéndolo todo, que hace que constantemente nos preguntemos quién será el bueno y el malo en cada situación, cuánto sabe y cuánto miente cada quién y qué habrá de verdad o mentira en cada cosa que la protagonista averigua o cree averiguar.

Aunque no es el tipo de novela que hoy en día más me gusta, lo cierto es que la he disfrutado. Es dificil aparcar su lectura a un lado una vez la has empezado, porque engancha e intriga y cuesta mucho no seguir leyendo el siguiente capítulo al terminar el anterior. Si, es la típica novela para leer del tirón, ideal para un fin de semana de invierno sin planes, porque así una puede empezarla y terminarla prácticamente sin parar salvo para las cuestiones cotidianas más esenciales.

No voy a decir que El Beso de Judas es de las novelas de Victoria Holt que más me han gustado, pero tampoco de las que menos. La dejo en un honroso término medio.

 

 

Marhya

Marhya

Me llamo María pero en el mundo online se me conoce más como Marhya. Desde hace más de siete años escribo el blog En Mil Batallas como dice su sobrenombre un blog de "cocina, literatura y otras aventuras". Ahora acompañaré a mi hermana en esta aventura escribiendo críticas de las novelas que vaya leyendo y algunos artículos tanto objetivos como de opinión sobre diversas cuestiones relacionadas con el mundo literario.

2 Comentarios en “Crítica: El Beso de Judas – Victoria Holt”

  1. Sonia

    Hola Marhya!
    Hace siglos que no leo una novela de Victoria Holt, durante una época de mi vida (concretamente durante mi adolescencia) fue mi autora preferida. La descubrí por casualidad buscando algo parecido a Jane Eyre, en esa época me chiflaba las institutrices (o similares) y los hombres enigmáticos que parecían que tenían muchos secretos. Sus novelas no tienen la calidad de Jane Eyre…. pero sus tramas me atrapaban, con uno de sus libros inaguré la costumbre de quedarme hasta altas horas de la madrugada leyendo (menos mal que mi madre no se enteró jajaja).
    El beso de Judas no fue una de esas novelas que cayó en mis manos, por desgracia, porque por lo que cuentas tiene muy buena pinta.
    Besos

  2. Marhya

    Jajaja, sí, yo creo que cuando más se disfrutaban era a esa edad entre la niñez y el principio de la adolescencia, como dices leyendo a escondidas hasta las tantas. En eso coincidimos.
    Un beso.

  El corazón de un blog late más fuerte con cada comentario que recibe, ¿nos dejas el tuyo?    

Deja un comentario