La orden de la academia Spence – Libba Bray

Críticas 1 ★★★★

La orden de la academia Spence – Libba Bray La orden de la academia Spence de Libba Bray
      Título Original: A great and terrible beauty (2003)
      Serie: Gemma Doyle #01
            Fecha de Publicación: 2006
            ISBN: 978- 84-672-2139-8
            Páginas/Tamaño: 375
      Genero: Histórica, Juvenil, Paranormal
            four-stars
Kindle (Es)  
Inglaterra, 1895.
Después de la muerte de su madre en extrañas circunstancias, Gemma empieza una nueva vida en Inglaterra, estudiando en la Academia Spence, un prestigioso internado para señoritas. Allí se verá inmersa en misteriosas situaciones, y casi sin quererlo, formará parte de La Orden, una antigua hermandad de mujeres con poderes mágicos, como el de cruzar una puerta hacia los reinos donde viven los espíritus de los muertos y seres maravillosos.

 

La orden de la academia Spence

La orden de la Academia Spence de Libba Bray es el primer libro de la trilogía «Gemma Doyle» —también llamada a veces trilogía «El circulo secreto»— que en España publicaron Editorial Molino y Círculo de Lectores —aunque parece que éstos sólo sacaron las dos primeras—.

No sé si se debería catalogar La orden de la Academia Spence como romántica juvenil, ya que solo hay un pequeño atisbo de un posible romance. Decir que la autora me ha enganchado desde las primeras páginas, sería poco. A pesar de que la historia está narrada en primera persona, y a mi este tipo de narración no me acaba de enganchar; debo decir que la trama, los personajes y la curiosidad por el qué pasará me ha tenido en vilo mientras iba pasando las páginas.

 

Gemma Doyle estaba más que enfadada con su madre al no permitirle ésta que pudiera viajar a Londres, como había hecho ya su hermano. Ella seguía allí, en la India, atrapada en un país que no le gustaba y deseando que sus padres cambiaran de opinión y poder viajar a Londres y vivir allí. No entendía que le pasaba a su madre, siempre se habían llevado bien y ahora era todo lo contrario. Cualquier conversación llevaba a una discusión.

Era su cumpleaños, y lo que menos le apetecía era pasearse por el mercado e ir a casa de la señora Talbot y fingir que todo estaba bien. ¡Estaban en 1895! Ella quería ir a la ciudad de Londres y disfrutar de sus recién cumplidos dieciséis años paseando por las calles de aquella gran ciudad.

Lo que Gemma no esperaba era que, tras una discusión, su madre le diera su preciado colgante diciéndole que la protegería… o que esa fuera la última vez que la vería con vida. Y lo peor fue que sin estar presente, lo había visto todo… ¿Qué le estaba pasando?

Nunca hubiera imaginado que para cumplir su deseo perdería de una a su madre y a su padre, enfermo tras la pérdida de su amada esposa. Pero la llegada a Inglaterra le tenía preparadas muchas sorpresas y misterios. Si aquel día en que murió su madre pensaba que se había vuelto loca… su vida en la Academia Spence, iba a demostrarle que aún no había visto nada.

El descubrimiento del diario secreto de Mary Dowd y descubrir que alguien le perseguía desde que había llegado a Inglaterra, iba a desencadenar misterios y aventuras que nunca imaginó.

 

Gemma es un personaje muy interesante, al principio la vemos como una chica malcriada que solo quiere salirse con la suya. Pero tras la perdida y el don que adquiere el día de su dieciséis cumpleaños, vemos un cambio en ella. Se vuelve más prudente e incluso en los primeros capítulos con un sentido del humor más dado en novelas actuales. Ha habido momentos que incluso me olvidé que la historia estaba ambientada en 1895.

La trama de La orden de la Academia Spence va tomando forma cuando Gemma empieza a vivir en la academia. A través de ella se nos muestra cómo era la vida en una academia de señoritas dependiendo de dónde procedía la alumna. Y también que no todo es tan bonito como parece.

En la academia, Gemma encuentra más enemigas que amigas, pero a causa de su don, acaba haciéndose amiga de tres chicas completamente distintas a ella: Ann, Felicity y Pippa. Las cuatro deciden comenzar algo más peligroso de lo que nunca hubieran imaginado, convirtiéndolas —cuando era inimaginable que lo fueran—, en grandes amigas.

La parte romántica de La orden de la Academia Spence la encontramos con Kartik, quien desde Bombay sigue a Gemma para protegerla y controlarla. Así como su hermano hizo con la madre de Gemma, Virginia. Pero Kartik aparece como un personaje secundario más, sin mucha más importancia —al contrario que las amigas de Gemma, que son junto con ella, protagonistas de la historia—. Me hubiera gustado que participara más en esta historia, pero entiendo que para el desarrollo La orden de la Academia Spence, no era posible. Desde luego me ha parecido muy acertado como posible pareja de Gemma aunque lo veré seguro cuando lea los siguientes.

Personalmente he encontrado otro personaje que espero tenga su hueco en las siguientes historias: la señorita Hester Moore, profesora de la academia Spence.

Hay muchas cosas que podría decir de La orden de la Academia spence, pero no quiero desvelar nada que sea importante para mantener en vilo a quien decida leer esta historia. Yo sólo puedo deciros que me ha parecido una lectura muy recomendable y me ha sorprendido muy gratamente Libba Bray.

 

La orden de la academia spence - Libba Bray

 

 

Mai

Mai

Nací en el Valencia en Marzo de 1975, estudié Técnico superior en Alojamiento pero llevo más de ocho años trabajando en otro sector. Aprendí a leer casi antes de hablar correctamente. No recuerdo ningún momento en el que no tuviera un libro en las manos. Mis preferidas son las novelas románticas, pero me gusta leer tambien otros géneros, sobretodo ciencia ficción. Y ultimamente tambien cuentos y libros juveniles que leo junto a mi hijo.

Un Comentario en “La orden de la academia Spence – Libba Bray”

  1. Marhya

    Suena divertido. Pero esperaré a ver qué comentas del resto de la serie, que ya me da miedo engancharme a algunas series.
    Besos.

  El corazón de un blog late más fuerte con cada comentario que recibe, ¿nos dejas el tuyo?    

Deja un comentario