Lawless in Leather – Melanie Scott

Críticas 3 ★★★★

Lawless in Leather – Melanie Scott Lawless in Leather de Melanie Scott
      Serie: New York Saints #03
      Editorial: St. Martin's
            Fecha de Publicación: mayo 2015
            ASIN: B00OXOSFT2
            Páginas/Tamaño: 321
            Formato: eBook
      Genero: Contemporánea
            four-stars
All Romance   Kindle (Es)   Kindle (USA) 
Raina Easton nunca esperó entrenar a un grupo de animadoras de un equipo de béisbol. Pero el dueño del edificio donde está su club de burlesque amenaza con venderlo y necesita reunir dinero suficiente para pagar la entrada.

Malachi Coulter no se puede creer que Alex Winters quiera animadoras para su equipo. Cuando conoce a Raina, no puede negar la atracción. Aunque no está segura de que el lado rebelde de Raina sea lo que él necesita. A Raina tampoco le entusiasma sentirse atraída por Mal, un tosco  hombre de seguridad, ex–militar y motero.

Cuando un fan enloquecido comienza a crear problemas, Mal se siente dividido. Quiere cancelar el grupo de animadoras, pero sabe que Raina necesita el dinero. ¿Pueden un antiguo chico malo y una chica mala reformada formar un equipo triunfador o están destinados al fracaso?

Lawless in Leather es la tercera y hasta el momento última entrega de la serie New York Saints de Melanie Scott.

Los Saints son un equipo de béisbol que recientemente ha sido adquirido por tres amigos: Alex Winters –un multimillonario hombre de negocios-, Lucas Angelo –un importante cirujano- y Malachi Coulter –dueño de una empresa de seguridad-. Los tres se conocieron jugando al béisbol en un equipo universitario cuando soñaban con convertirse en profesionales, hasta que una bomba en el estadio en el que jugaban, en Texas, cambió sus planes.

Se acerca el inicio de temporada, la prueba de fuego para los Saints que han perdido varios jugadores importantes con el cambio de dueños. También es una prueba importante para los tres amigos, que todavía no están seguros de cómo les van a aceptar los seguidores del equipo, que adoraban al dueño anterior.

Para dar nueva vida a los Saints, conseguir más publicidad y tiempo en televisión, a Alex se le ha ocurrido la peregrina idea de incluir un grupo de animadoras (en el béisbol, a diferencia de deportes como el baloncesto o el fútbol americano, no hay animadoras). A Mal le parece una idea terrible pero es su voto contra los de Alex y Lucas, así que se tiene que aguantar.

A Raina también le parece la idea más estúpida del mundo, pero es un trabajo y bien pagado además, así que ha aceptado entrenar a los Ángeles Caídos, ¿se le podía haber ocurrido a Alex un nombre más ridículo? No está del todo segura de cómo se las va a arreglar para trabajar con los Ángeles en Staten Island, dirigir y actuar en su club de burlesque en Brooklyn y además descansar. Aunque no cree  que la situación vaya a durar demasiado; probablemente, después de un par de actuaciones, Alex se dará cuenta de la estupidez de su idea y prescindirá de las animadoras, lo que a Raina no le preocupa demasiado, porque ha prometido pagarlas el contrato completo pase lo que pase.

 

A pesar de los años transcurridos desde Texas, Malachi está obsesionado con controlar la seguridad en Deacon, el estadio de los Saints.  Cuando ve a las animadoras ensayando en el campo en un momento que él no ha autorizado, se dirige hacia allí enfadado y demandando una explicación. Su segundo encuentro con Raina, unas horas más tarde, supone un nuevo enfrentamiento entre ambos. Aunque Mal tiene que admitir que desde que la ha visto a través de las cámaras de seguridad, se ha sentido atraído por ella; una pelirroja bajita, entre un mar de rubias altas y pechugonas.

Las chispas saltan entre Mal y Raina desde el primer día pero ninguno es exactamente lo que el otro quiere o necesita. Raina ya ha sufrido su buena dosis de chicos malos y dominantes. La exnovia de Mal murió después de una de sus rebeldes escapadas y ahora lo que quiere es una chica tranquila y sencilla. Pero contra la química nadie puede discutir. Y una vez que da comienzo la temporada, hay más acción fuera del campo que dentro.

Lawless in Leather me ha gustado mucho. No sé si tanto como The Devil in Denim -que si no fuera por el final, me hubiera encantado- pero sí más que Angel in Armani, aunque la verdad es que las tres novelas están muy bien.

Lawless in Leather es una historia romántica, sexy, divertida e incluso tiene un toquecito de suspense, pero lo que más me ha gustado han sido los personajes.

Raina es una antigua bailarina de Broadway. Ahora es dueña de un club de Burlesque, Madame R, que dirige con ayuda de un par de amigos y donde además de presentar algunas de las funciones, también actúa. No sé a vosotras pero a mí esto me ha parecido muy original. Además Raina me ha gustado porque es inteligente, tenaz, divertida, luchadora…

Malachis es guapo (¡cómo no!), fuerte, protector, leal, inteligente, paciente. De hecho su paciencia es uno de sus mejores rasgos. Aunque sabe que Raina no es exactamente la clase de mujer que estaba esperando, una vez que admite que se siente atraído por ella, hace todo lo posible para conquistarla pero con la paciencia necesaria para no asustarla. A veces se pone demasiado intenso con el instinto de protección, pero la verdad es que su personaje me ha gustado mucho.

Como secundarios, además de Alex, Maggie, Lucas y Sara (me ha encantado la camaradería también entre las mujeres) los que más me han gustado han sido los amigos de Raina, Brady y Lucas, y una de las animadoras, Marly.

De los jugadores, destaca Oliver, quien será el protagonista de la próxima novela de la serie Playing Hard, de la que se incluye un extracto al final de Lawless in Leather. Ya tenía ganas de leer la historia de Oliver -porque ha aparecido en estas tres novelas y en todas me ha gustado su forma de ser- pero después de poder leer este adelanto, más todavía aunque la forma en que acaba el extracto es como para morirse, ¡que intriga!

Os decía un poco más arriba que Lawless in Leather tiene un toquecito de suspense, y es que alguien comienza a molestar a Raina y a los Ángeles, lo que despierta todos los instintos de protección de Malachi, que está empeñado en encontrarle el culpable antes de que realmente pueda hacer daño a nadie.

En la reseña de The Devil in Denim os decía que no sabía cuál de los tres amigos me iba a gustar más y he decidido que me quedo con los tres, jajajaja. Además podríamos crear un cuarto con los mejores rasgos de cada uno de ellos: la inteligencia y la pasión de Alex, el aspecto físico de Lucas ¡y sus manos, que como experto cirujano, sabe manejar perfectamente ;)! y la fuerza y el instinto protector de Mal.

Creo que si os gusta el romance contemporáneo, esta serie os va a gustar. Incluso si no sois fans de los romances deportivos, porque la parte del béisbol es sólo una parte y no muy grande. Probablemente en los siguientes, Playing Hard y Playing Fast, como los protagonistas ya son los jugadores de los Saints, el aspecto deportivo cobre más relevancia pero de momento no es tan importante.

Yo de momento me quedo mordiéndome las uñas, esperando a que salga la historia de Oliver que, según Scott, igual no sale hasta febrero ¡me va a dar algo!

 

Lawless in Leather

 

Isabel

Isabel

Nací en el Pais Vasco en junio de 1981, estudié Información y Comercialización Turística pero llevo más de doce años trabajando en el sector del comercio. Adicta a la lectura prácticamente desde que tengo uso de memoria, comencé a escribir artículos y críticas literarias animada por mis amigas.
Mis preferidas son las novelas románticas, me gustan casi todas las temáticas: contemporánea, histórica, paranormal, suspense... aunque también tengo algunas manías.
FacebookGoodreadsTwitterPinterest

3 Comentarios en “Lawless in Leather – Melanie Scott”

  1. Cris D

    No he leído nada de la autora, pero no tiene mala pinta, aunque el nombre me da pelín de risa y eso conociéndome me va a dar algún que otro problema si al final la leo (boba que soy a veces que se le va a hacer)
    Me la apunto.
    Besines

  El corazón de un blog late más fuerte con cada comentario que recibe, ¿nos dejas el tuyo?    

Deja un comentario