Leal Ante La Muerte – J.D. Robb

Críticas 0 ★★★½

Leal Ante La Muerte – J.D. Robb Leal Ante La Muerte de J.D. Robb
      Título Original: Loyalty in Death (1999)
      Serie: In Death #09
      Editorial: Terciopelo
            Fecha de Publicación: 2008
            ISBN: 978-84-96575-93-6
            Páginas/Tamaño: 384
            Formato: Rústica
      Genero: Acción y suspense
            three-half-stars

La organización terrorista Casandra amenaza con destruir la ciudad de Nueva York, y con ella todo lo que representa. Sin motivo aparente y con reivindicaciones utópicas, la banda le hace llegar a la teniente Eve Dallas unos comunicados en los que anuncian una serie de atentados con los que pretenden sembrar el terror y la destrucción entre los civiles y acabar así con la clase corrupta. Eve no está dispuesta a dejarse amilanar por el enemigo, y mucho menos va a permitir que Nueva York se venga abajo. La cuenta atrás ha comenzado y la teniente Dallas luchará por defender lo suyo. Para ello deberá encajar todas las piezas a tiempo antes de que su ciudad, y con ella su mundo, salte por los aires.

Leal Ante La Muerte es el noveno libro de la serie “Ante La Muerte” de J.D. Robb, el último que se publicó aquí en España, hace ya varios años. En Estados Unidos, la serie supera ya las cuarenta entregas (casi cincuenta si contamos las historias cortas).

Os pongo en antecedentes por si no conocéis esta serie de Robb, seudónimo de Nora Roberts. Está ambientada  en un futuro relativamente cercano (la primera novela en febrero de 1958) y está protagonizada por la Teniente de policía Eve Dallas y su marido, Roarke, un millonario de origen irlandés con un pasado misterioso al que Eve conoce cuando es sospechoso de un asesinato en Desnuda Ante la Muerte, la primera entrega de la serie.  

Los libros transcurren con poco tiempo de diferencia – en nueve novelas, ha pasado más o menos un año-, y en cada uno de ellos, hay una trama policial diferente a las que Eve se enfrenta y resuelve con ayuda de la oficial Delia Peabody –su ayudante-, el Capitán Feeney -su antiguo mentor y detective en el departamento informático- y el propio Roarke. Según avanzan los libros se han ido incorporando algunos personajes nuevos pero en general el núcleo se mantiene el mismo a lo largo de la serie (por lo menos de los que he leído hasta ahora) con una decena de secundarios que forman la familia, aunque no de sangre, de Eve y Roarke.

Aunque cada novela trate de un tema policiaco diferente, es importante leerlos por orden. Aquí tenéis las reseñas de todos los libros anteriores.

Ahora sí, vamos a la reseña de Leal Ante la Muerte

Con esta novela tengo un conflicto y es que una vez leída entera puedo decir que sí, me ha gustado, pero ha habido momentos, sobre todo al principio, en que la lectura me estaba resultando un poco pesada.

Por el argumento de contraportada del libro, sabemos que en él Eve se tiene que enfrentar a un grupo terrorista llamado Cassandra. De hecho, la novela comienza con una carta entre miembros del grupo; una carta en la que vemos que están listos para pasar a la acción y en la que mencionan a Eve como una oponente a tener en cuenta. 

Sin embargo, lo siguiente que leemos es que Eve y Peabody están en la escena de un crimen en el que una mujer acaba de asesinar a su amante, J.C. Branson. Un caso relativamente sencillo porque la mujer admite haberle matado porque él la estaba engañando.

Cuando se dirige de vuelta a la comisaria, Eve recibe la llamada de un antiguo confidente quien le habla de un hombre, muy conocido en los bajos fondos por ser capaz de arreglar cualquier cosa y por tener nervios de acero, quién sin embargo parecía haberse puesto nervioso al darse cuenta de que las bombas que estaba construyendo eran para algo más que para poder entrar a robar en algún sitio. Y que ha aparecido flotando en el río.

Y poco después, el hermano pequeño de Peabody llega a la ciudad, al parecer contratado por los Branson (el hermano y la cuñada del primer muerto) para hacer unos muebles a medida. Podría ser una coincidencia, pero a Eve le parece demasiado raro.

Y mientras leía todo esto, yo decía “vale, sé que de alguna manera tiene que estar todo relacionado con Cassandra, ¿pero cómo o por qué?” y me parecía que la acción apenas avanzaba. ¡Hasta más o menos pasado el primer cuarto del libro no volvemos a oír hablar de Cassandra!

A partir de ahí la cosa se pone un poco más interesante, cuando Cassandra contacta directamente con Eve, empieza a haber explosiones, etc. Pero a pesar de que Eve y compañía tienen un tiempo límite para dar con los terroristas y en este caso lo que está en juego son cientos o miles de vida, la verdad es que a mí la acción se me ha hecho bastante más lenta que con libros anteriores. Lo más emocionante han sido los últimos capítulos (pero los últimos, últimos).

Para compensar, en la parte personal sí que han pasado unas cuantas cosas emocionantes. Eve y Roarke han tenido algunas conversaciones importantes para su relación, por ejemplo. Pero para mí, lo mejor de toda la novela ha sido que por fin se han terminado de calentar las cosas entre Peabody y McNabb, el detective informático que apareció por primera vez en Venganza Ante La Muerte. Hasta ahora no dejaban de discutir y ya era de que se dedicarán a otras cosas 😉

¿Me ha gustado Leal Ante la Muerte? Pues sí, como decía más arriba, al final en conjunto me ha gustado pero de los nueve leídos hasta ahora (diez si contamos la historia corta Midnight in Death) ha sido el más flojo de todos. 

 

Isabel

Isabel

Nací en el Pais Vasco en junio de 1981, estudié Información y Comercialización Turística pero llevo más de doce años trabajando en el sector del comercio. Adicta a la lectura prácticamente desde que tengo uso de memoria, comencé a escribir artículos y críticas literarias animada por mis amigas.
Mis preferidas son las novelas románticas, me gustan casi todas las temáticas: contemporánea, histórica, paranormal, suspense... aunque también tengo algunas manías.
FacebookGoodreadsTwitterPinterest

  El corazón de un blog late más fuerte con cada comentario que recibe, ¿nos dejas el tuyo?    

Deja un comentario