15 nombres propios que me hacen pensar en un personaje literario

Reflexiones de una lectora compulsiva 4

15 nombres propios que me hacen pensar en un personaje literario

 

Este verano ha habido una gran polémica en noticiarios, redes sociales y comentarios a pie de calle sobre una pareja que quería llamar a su hijo Lobo, un nombre que el juez no permitía registrar legalmente. Un nombre que hemos visto más de una vez en novelas románticas, y que al final el juez tuvo que admitir, creo que en parte por la presión social, la recogida de firmas y los antecedentes con éste y otros nombres referidos a animales. Hoy no voy a hablaros de los Lobos protagonistas de novelas, pero sí de nombres literarios completamente reconocibles. Nombres que alguien puede llevar en su DNI por muchos motivos, pero que al escucharlos, casi con toda seguridad nos harán pensar en un personaje literario.

Podrían ser más, pero ésta es mi selección de 15 nombres propios que al escucharlos me  hacen pensar rápidamente en un personaje literario. ¿También te lo hacen pensar a ti?

 

1.- Lolita. Luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Es oír lo primero y pensar en lo segundo. No lo puedo evitar. Y mira que en este país hay mujeres de todas las edades que responden al nombre de Lolita, pero yo lo escucho, y a mi mente viene la de Nabokov.

 

2.- Romeo. Al Sr y la Sra Beckham les encantó para su hijo. A mí, sólo pensar cómo acabaron los Romeo y Julieta de Shakespeare, pues qué quieres que te diga, no me apetece como nombre para un retoño. Pero para gustos, colores. ¿Tú también piensas automáticamente en Julieta cuando escuchas nombrar a un Romeo, y viceversa?

 

3.- Anabel… Lee. Seguramente el personaje más emblemático y recordado de Edgar Allan Poe. Hasta Radio Futura le dedicó una canción. Si escucho Anabel, no siempre pienso en ella; pero si leo Anabel lee no pienso en una mujer llamada Anabel que está leyendo, pienso en Anabel Lee.

  

4.- Rebeca. Es inevitable. La tan nombrada Rebeca,  de la novela de Daphne  du Maurier, es la que me viene al pensamiento al escuchar este nombre. Y será porque no conozco mujeres que se llamen Rebeca en la vida "real".

 

5.- Otelo. Lo siento si tienes un hijo llamado Otelo o piensas ponérselo, pero pienso que es una canallada ponerle este nombre a alguien. Y no es que Otelo sea el malo de la peli (vale, de la obra, en realidad) pero es que, ¿puedes pensar en otro Otelo que no sea el Moro de Venecia?

 

6.- Emma. Bovari o la de Jane Austen. Tú eliges. mi subconsciente no, y casi siempre se va a la primera al escuchar este nombre. Y eso que admito no haber leído la novela.

 

7.- Sancho. ¿Por qué cargar a una criatura con este nombre? Oye, lo siento si te encanta, pero a mí me parece terrible para alguien, y no sólo por la clase de lengua y literatura. Si encima el niño/chico/hombre está entradito en carnes, ya tiene que ser horroroso el cachondeo a su costa.

 

8.- Hermione. Quizá escuche Harry y no piense en Potter, pero si escucho Hermione, irremisiblemente pensaré en Granger. ¿Acaso tú no?

9.- Alicia. En el país de las maravillas. Alice in Wonderland. O como quieras. Supongo que todas lasAalicias del mundo estarán hasta el gorro de que se lo digan, pero yo no puedo evitar que al escuchar/leer su nombre, me venga la coletilla después.

 

10.- Ulises. Sea el de Homero o el de James Joyce, Ulises es uno de los nombres masculinos más literarios en los que puedo pensar. Siempre me lo imagino navegando. En fín.

 

11.- Scherezade. No es un nombre que se escuche mucho, aunque hace muchos años conocí a una niña que se llamaba así. No sé si será buena cuenta cuentos, pero siempre que escuchaba a su madre llamarla a gritos, pensaba en las Mil y una noches.

 

12.- Penélope. Nombré a Ulises. Tenía que nombrar a Penélope. Teje que te teje. Escucho el nombre y me viene a la mente. Eso lo primero, Después, me viene la canción de Serrat. ¿Previsible que es una? Pues sí, probablemente sí.

 

13.- Escarlata. O Scarlett, como prefieras. A mí me pasa con el nombre en castellano porque el ejemplar que tengo de "Lo que el viento se llevó" es de hace la tira de años, cuando todavía en muchas novelas, sobre todo grandes clásicos, se tenía la manía de castellanizar algunos nombres en lugar de ponerlos en su idioma original. Rhett era Rhett, pero Scarlett era Escarlata.

 

14.- Celestina. Puede que sea un nombre demodé, pero yo lo he escuchado hace poco. Y me viene a la cabeza el parrafito de marras del libro de texto de 8º de EGB, "Celestina o la tragicomedia de Calixto y Melibea, atribuida a  Fernando de Rojas, es …".

 

15.- Noah. Cuando publiqué la crítica de "El cuaderno de Noah", una persona me comentó que su hijo debía el nombre al personaje de Nicholas Sparks. Me pareció muy dulce, porque el personaje me da muy buen rollo. Y en su versión cinematográfica, también. Siempre que ahora escucho un Noah, pienso en él. Incluso cuando escucho Noa como nombre de mujer, lo siento, también pienso en él.

 

¿Te pasa a ti lo mismo cuando escuchas uno de estos nombres literarios? ¿Qué nombre literario te encanta y pondrías o has puesto a tu hijo/a? ¿Conoces a alguien con un nombre literario que siempre te haga pensar en el personaje más que en la persona?

 

 

 

Marhya

Marhya

Me llamo María pero en el mundo online se me conoce más como Marhya. Desde hace más de siete años escribo el blog En Mil Batallas como dice su sobrenombre un blog de "cocina, literatura y otras aventuras". Ahora acompañaré a mi hermana en esta aventura escribiendo críticas de las novelas que vaya leyendo y algunos artículos tanto objetivos como de opinión sobre diversas cuestiones relacionadas con el mundo literario.

4 Comentarios en “15 nombres propios que me hacen pensar en un personaje literario”

  1. Isabel

    Más que de un personaje literario, cuando escucho por la calle el nombre Nora, no puedo evitar pensar en mi querida Nora Roberts.
    Y no sé me olvidará en la vida el día que en el trabajo pasó un Ivanhoe por mi caja, tuve que leer 2 veces la tarjeta y el dni para asegurarme de que no había leído Ivan y se me había ido a mí la olla. Me acuerdo que pensé si los padres serían fans de Walter Scott o la madre se habría enamorado de Robert Taylor haciendo de Ivanhoe en la peli.
    Besos

  El corazón de un blog late más fuerte con cada comentario que recibe, ¿nos dejas el tuyo?    

Deja un comentario