Lecturas reconfortantes y relecturas

Reflexiones de una lectora compulsiva 20

Lecturas reconfortantes y relecturas

Hacía mucho que no posteaba nada en este apartado de “Reflexiones de una lectora compulsiva”. Como últimamente no estoy leyendo mucho y por lo tanto no puedo hacer críticas, era el momento perfecto para desempolvar un poco esta sección.

¿El tema de hoy? Las Lecturas Reconfortantes  y las Relecturas.

Creo que la mayoría de las lectoras, incluso las que no son relectoras habituales, tenemos un grupo de libros a los que recurrimos una y otra vez –si me equivoco, podéis contármelo en la sección de comentarios-. Son lo que yo llamo “libros comodín”, a los que recurrimos porque nos ofrecen una lectura reconfortante.

Cuando has tenido la mala suerte de leer 2 o 3 libros que no te han gustado y necesitas una lectura que te quite ese “mal sabor de boca” (por decirlo de alguna manera), que te han dejado… Estás de bajón y necesitas un libro que sepas seguro que te va a hacer sonreír y a levantarte el ánimo… Los motivos pueden ser muchos y muy variados. Puede que tengamos que acudir a uno de nuestros “libros comodín” dos veces en un mes o no necesitarlos en dos años, pero ahí los tenemos.

A mí que además me gusta lo de releer, ya os podéis imaginar que tengo unos cuantos de estos “libros comodín” y leo uno u otro dependiendo de lo que necesito en cada momento.

De Nora Roberts, como es mi autora favorita, yo diría que al menos el 70% de su bibliografía me sirve como lectura reconfortante. Linda Howard tiene muchos libros que me gustan pero casi siempre recurro a El Hombre Perfecto, Se Abre la Veda o Premonición Mortal. Lo mismo me pasa con autoras como Lisa Kleypas, Julie Garwood o Suzanne Brockmann, que aunque tienen muchísimos libros que me gustan, hay algunos a los que recurro más a menudo. Si, por ejemplo, lo que necesito es reírme, suelo acudir a Los Argeneau de Lynsay Sands…

Como os decía, tengo una larga lista de este tipo de novelas.

Yo llevo un largo periodo de relecturas y no es sólo porque me guste, es que lo necesito. Aunque en este caso no se debe a que necesite recurrir a mis “libros comodín” por alguno de los ejemplos que citaba un par de párrafos más arriba. No, el motivo es bastante más sencillo.  

Llevo desde primeros de agosto cubriendo, otra vez,  la baja de una compañera en un puesto que no es el mío habitual. El trabajo en sí, es mentalmente más agotador que el mío pero es que, además, me obliga a salir de la cama 2 o 3 horas antes de lo que acostumbro (algunos días hasta 4 horas antes) y eso me mata. Yo sé que es algo psicológico. O, como dicen en mi casa, psico-ILÓGICO, pero lo de salir tan pronto de la cama puede conmigo. A pesar de acostarme más pronto y dormir más horas, cuando me meto en la cama a leer, al de pocos capítulos me quedo KO.

No puedo no leer. Aunque sean sólo 1 o 2 capítulos, si me falta ese ratito de lectura antes de dormir, siento que me falta algo esencial. Pero coger un libro nuevo, uno que normalmente terminaría en una noche o como mucho dos, y que me dure una semana o incluso más porque me duermo al de 20 páginas… enterarme a medias de lo que leo y no poder disfrutar de la lectura como se merece… ¡me resulta una auténtica tortura!

¿Mi solución? Las historias cortas y/o releer, releer y releer.  Ahora mismo estoy releyendo «Los MacGregor » de Nora Roberts.

Qué me contáis vosotras. ¿También recurrís a estas lecturas reconfortantes? ¿Cuáles son vuestros libros –o autoras- comodín? ¿O cuál es el último libro que, por algún motivo, habéis releído?

 

 

Isabel

Isabel

Nací en el Pais Vasco en junio de 1981, estudié Información y Comercialización Turística pero llevo más de doce años trabajando en el sector del comercio. Adicta a la lectura prácticamente desde que tengo uso de memoria, comencé a escribir artículos y críticas literarias animada por mis amigas.
Mis preferidas son las novelas románticas, me gustan casi todas las temáticas: contemporánea, histórica, paranormal, suspense... aunque también tengo algunas manías.
FacebookGoodreadsTwitterPinterest

20 Comentarios en “Lecturas reconfortantes y relecturas”

  1. Samantha

    ¡Hola Isa!
    Yo la verdad es que soy bastante cabezona, y cuando llevo varias de las que me aburren o no me gustan, sigo insistiendo buscando la que me guste. Eso sí, tengo varias de esas que relees porque simplemente me encantan y quiero volver a perderme entre sus páginas. Una de ellas es “Antes y después de odiarte” de Ángeles Ibirika, o “Un lugar para Conor” de Laura Lee Guhrke (este es el último que releí), esas entre otras que ahora mismo me vengan a la cabeza, jejeje. De echo, eso me hace pensar que es un pecado no tenerlas reseñadas en mi blog con la de veces que las he leído, jejejeje.
    Espero que pronto tu compa vuelva y tu puedas volver a tu puesto habitual y a tus cosas más tranquilamente, y por supuesto volver a poder dormir más, jejeje.
    Besos guapa!!

    • Isabel

      ¡Gracias, Samantha!
      No he leído ninguno de los dos que nombras aunque con el Guhrke me pico Sandra hace unas semanas que habló de él en su blog. Ya sabes, a preparlas y subirlas al blog, jajaja
      Un beso enorme.

  2. Elizabeth Urian

    Momentos así los tenemos las dos, pero hoy hablo por mí.
    ¿Lecturas confortable? Por supuesto. Es más, creo que una buena lectora (o lector) debe tener, si no autores, sí libros que la hagan sentir bien.
    Yo releo mucho, creo que porque leo también mucho y porque no siempre suelo acertar con mis compras. En mi caso, el estado anímico no me afecta en cuanto a lecturas. Si tengo tiempo de leer, puedo abrir uno nuevo o releer los antiguos. Así que, en caso de volver a soñar entre las páginas de un libro que he leído muchas veces, suele ser porque los nuevos no me llegan con suficiente fuerza o me ha entrado morriña.
    Lo mío son los clásicos. Mis clásicos. O sea, los que se encuentran fechados en el primer tercio de mi vida como lectora y que son los que más me han marcado. Entre ellos están mis favoritos; y ya no se trata de autores, sino de títulos en particular. Hay muchos. Para saberlos solo hay que meterse en mi Goodreads.
    Creo que me ha entrado morriña. Dejo lo que tengo entre manos y voy a la estantería a releer.
    Besos.

    • Isabel

      jajajaja, ¿Y qué has releído? Me has picado la curiosidad.
      A mí me pasa igual, en estas semanas además de por gusto ha sido más por necesitad pero me gusta mucho releer. Imagino que me pasa como a ti, que como leo mucho, me gusta mezclar, ya ves que cuando he hecho los resumenes de lecturas del mes, siempre nombre que he releido alguno.
      Me llama la atención que hay mucha gente que dice “yo una vez que he leído un libro, no lo vuelvo a leer” da igual qué libro sea o cuanto les haya gustado.
      Yo no puedo, para mí sería el equivalente a decir “no quedo con mis viejos amigos porque total ya los conozco y les tengo muy vistos”. A mí me gusta conocer nuevas personas y en este caso nuevos libros pero eso no significa que no siga disfrutando muchísimo con los antiguos e incluso a veces que consigan sorprenderme y descubra algo nuevo de ellos.
      Tampoco me he releído o voy a releer absolutamente todos los libros, pero muchos sí. Algunos los leo 2 veces y otros 20, y no importa que me los sepa de memoria, siguen enganchandome y me encantan.
      Un besazo

  3. Alea Jacta Est

    Hola,
    Me gusta hacer lo mismo que a ti, me gusta releer libros, me lo paso pipa, y es que hay tantos tesoros que guardo.
    Me gusta mucho las autoras que nombras, sobre todo Linda Howard.
    Muchos besitos.

  4. mercedes

    Yo también soy de releer, sobre todo en momentos de bajón. Una de mis autoras favoritas en Lisa Kleypas ( es raro que algo suyo no me haya gustado) pero también Nalini Sinhg con sus cambiantes ( hace poco les he metido mano de nuevo) o la guardia de los Higlanders de Mónica McCarty , están llenos de historia y emociones; he aprendido cantidad con ella.
    En cuanto a españolas, me he releido los vampiros de M.J. Tirado y Orgullo sajón de Nieves Hidalgo varias veces.Ya veis que tengo gustos variopintos. Ah, las mías también las releo de vez en cuando; sobre todo Mo duinne.

    • Isabel

      ¡Hola Mercedes!
      Tienes gustos eclécticos, como yo. Los de Sinhgn me los han recomendado pero aún no he leído nada.
      Me encanta que también leas y releas las tuyas. Alguna vez he leído en entrevistas a autoras que decían que eran incapaces de leer sus propias novelas y me llama la atención. Entiendo que a veces igual es por que ellas mismas son demasiado críticas con sus obras o les da miedo ver fallos que ya no pueden corregir.
      A mí me gusta una frase que he visto decir a mucha gente, “un escritor debería escribir lo que a él le gustaría leer”, y está claro que tú lo cumples. Ese es el tipo de libros que, creo, tiene más posibilidades de hacer sentir algo al lector.
      Un abrazo enorme

  5. Palmira

    Pues fíjate pero no tengo ninguna lectura comodín… soy más de ver un libro que me gusta e ir a por él que repetir. Me pasa lo mismo con las pelis, que exepto un par de ellas me aburre volver a verlas.
    Aunque lo de repetir libro… estoy más que harta de releer frozen 15 veces a la semana a Polyanna o repetir la vieja lulula por enésima vez jejeje
    Besos y feliz domingo,
    Palmira

    • Isabel

      jajaja, pobrecita, Palmira. Lo que hace una por los peques.
      Yo me acuerdo hace muchos veranos cuando cuidaba a un niño que acabé de ver los Powers Rangers y Star Wars un día sí y otro también, hasta las narices.
      Un besazo. Disfruta de la semana.

    • Isabel

      Hola ANa María.
      ya veo que otra para el club de las relectoras. Rubí no la conozco. Vampire Academy la leí cuando empezó a salir en inglés y aunque me gustó, esta no creo que la relea, los libros en primera persona me cuesta mucho leerlos.
      Un abrazo

  6. Vero

    Cuánta razón tienes hay momentos que se necesitan libros ligeros, frescos, divertidos, para superar una mala lectura o una lectura muy intensa.

    De Nora Roberts me he leído casi todas sus series y de libros autoconclusivos… unos cuantos pero de esos no me acuerdo, hace muchos años que no pillo uno, pero uno del que tengo muy buen recuerdo es El estigma del arrecife.
    Los MacGregor son muy sencillinos y Daniel es la caña, jajaja, con él tienes risas aseguradas.
    De Julie Garwood me gustan muchos sus Highlanders, son las primeras novelas de esos tiarrones que leí y le tengo mucho cariño 🙂
    Lisa Kleypas es maravillosa sus series históricas me encantan me las leí del tirón, jeje.

    Patricia Sutherland es una autora que “me sienta bien” leerla 🙂 de ella te recomendaría cualquier libro pero para mi su serie Moteros me ENCANTA.
    Un libro muy ligerito y gracioso es No soy la Bella Durmiente de Teresa Cameselle
    Y la serie Noble de Katie MacAlister es bastante divertida y sencilla.

    Por cierto, ¡¡¡El madrugar tanto debería estar prohibido!!! Yo muchas veces estoy días sin leer y ¡¡me da un corajeee!!!

    Besinos.

    • Isabel

      AY, Vero, tú si que me entiendes.
      Hace unos días vi un artículo de un médico que decía que no se debería empezar a trabajar antes de las 10 de la mañana. y yo pensando, “¡eso llevo yo diciendo toda la vida” aunque mejor, si estuviera prohibido levantarse antes de las 10, ya empezaremos a trabajar a las 11, jajaja.
      ¿Qué mal se pasa sin leer, verdad? lo nuestro con la lectura debe ser como si a un fumador le quitaran de pronto el tabaco.
      Un abrazo

  7. Sandra M.

    Hola!
    Me ha gustado mucho el post.
    La verdad es que antes releía mucho más, ahora casi no lo hago, pero cuando releo, lo hago con algún libro fácil, como la serie Loca por las compras (es que me parto con Becky) o cojo algo de Nora Roberts o Linda Howard.
    Mi última relectura, si no me equivoco, ha sido el primer libro de la serie Hijos de la tierra de Jean M. Auel, El clan del oso cavernario. Una serie que me encanta y de la cual quiero hacer las reseñas.
    Besos! <3

    • Isabel

      Esa serie no la he leído, Sandra, aunque tengo una amiga que le encanta.
      Veo que en el lo de Roberts y Howard coincidimos.
      Besos ♥

  8. sumaga garcia

    Hola
    Yo también soy de releer. A veces estoy un par de semanas sin leer nada nuevo porque estoy releyendo. Me paso al leer la entrada de los empotradores que volví a releer un montón de los de Linda Howard. Mis favoritos de ella son Secretos en la noche (Nora Roberts tiene uno parecido llamado Claro de Luna), y los que nombras, El hombre perfecto, Se abre la veda, El ángel de la muerte y no acabo porque me gusta mucho. También me gusta mucho para releer la serie de las Wallflowers de Lisa Kleypas. Y los primeros de Nalini Sinhg. Y… para porque sino no termino.
    También releo mucho porque si cojo el tercero o cuarto de una serie, hay veces que aunque no lo necesite, me vuelvo a leer los anteriores para situarme bien.
    Y me pasa como a ti. Me encanta leer de noche, puedo pegarme hasta las 4 o las 5 sin problemas. Pero, aunque por desgracia no trabajo, madrugo para desayunos y demás de mis hijos, y luego por la noche me duermo y me da un coraje no poder leer más que un ratito pequeño antes de quedarme dormida en el sofá…
    Besos

    • Isabel

      Veo que coincidimos muchísimo.
      Claro de Luna de la Roberts me encanta, también me he releído unas cuantas veces a las Wallflowers. Yhago lo mismo, aunque me acuerde de las cosas, me gusta releer los anteriores de una serie al salir uno nuevo, para meterme en ambiente.
      La de veces que habré ido al instituto habiendo dormido sólo un par de horas por quedarme leyendo, pero ahora ya no puedo. Aunque de noche es mi momento favorito para leer, una ya se hace mayor y no aguanta estos horarios 😉
      un abrazo

  El corazón de un blog late más fuerte con cada comentario que recibe, ¿nos dejas el tuyo?    

Deja un comentario