Las 3 madres más majas de la novela romántica

7 Mayo, 2017 Los 3 más... 4

Las 3 madres más majas de la novela romántica

La novela romántica está repleta de madres horrorosas. Seguro que a pocas novelas del género que hayas leído, ya te has percatado de ellos. Si eres una lectora voraz de novela romántica, seguro que hasta tienes algunas teorías al respecto. Y es que la inmensa mayoría de novelas románticas cuentan con madres que van de lo ingrato a lo malvado, pasando por las pesadas con poquito cerebro, las manipuladoras sentimentales y las sencillamente egoístas. Eso, cuando no son madres ausentes (que murieron o abandonaros a su prole).

Pero no, hoy no voy a hablar de estas madres horrendas. Tiempo habrá para ello. Y dará para escribir párrafos y párrafos.  Hoy voy a hablar justamente de lo contrario, de las buenas madres. De hecho, te traigo mi selección de las 3 madres más majas de la novela romántica. Y debo decir que no ha sido tan fácil dar con ellas, he tenido que pensarlo.   Porque en la novela romántica las buenas madres escasean más que los precios baratos en el corte británico.

 

* La madre de Daisy Ann Minor en Se abre la veda, de Linda Howard.

Al principio de la novela, la protagonista, recién cumplidos los 34 años vive con su madre y su tía. Tanto la madre como la tía son mujeres aparentemente tradicionales, de pueblo sureño, un tanto chapadas a la antigua. Pero buenas y cariñosas.

Según va avanzando la novela vemos que ni son tan anticuadas, ni tan ingenuas, ni tan chapadas a la antigua como parecían. Comprobamos lo divertidas que son. Y cómo maniobran para que Daisy sea feliz.

Ambas son como dos madrazas, en el mejor sentido de la palabra.

 

* Margarite Argeneau, de los Argeneau de Lindsay Sands.

Margarite es una vampira. También es madre de una hija y tres hijos. Y tiene una retahíla de sobrinos. Cada uno de ellos con su propia novela romántica en una serie encantadoramente divertida. Margarite aparece prácticamente en todas ellas. Y hay que reconocer que en ocasiones es un poco metete, ¡pero oye, es que tiene siglos de experiencia en la vida! Eso sí, también tiene muy buen corazón. Y siempre quiere lo mejor para los suyos.

Margarite incluso tiene su propia novela romántica dentro de la serie. La pobre tuvo un horrendo primer matrimonio. Y después de tantas décadas de sufrimiento, ya la tocaba ser feliz.

 

* La madre de Brenna en Lágrimas de la luna, de Nora Roberts.

La madre de Brenna O´Toole, la protagonista de la segunda novela de la trilogía irlandesa de Nora Roberts, es una gran mujer. Desde la primera novela vemos que es agradable y que trata de ayudar a quien puede. Una señora que vive en un entorno rural, casi en nuestra época. (Pongamos en los años ´90, porque sin teléfonos móviles parece que hemos cambiado totalmente de época, aunque hayan pasado pocos años).

La vemos cómo es con sus hijas, cariñosa pero firme. Y como es con otros personajes a los que tiene cariño.

Es un personaje de los que calan, aunque sea secundario.

 

Y estas son, para mí, las 3 madres más majas de la novela romántica. ¿Me cuentas las tuyas?

 

 

Marhya

Marhya

Me llamo María pero en el mundo online se me conoce más como Marhya. Desde hace más de siete años escribo el blog En Mil Batallas como dice su sobrenombre un blog de "cocina, literatura y otras aventuras". Ahora acompañaré a mi hermana en esta aventura escribiendo críticas de las novelas que vaya leyendo y algunos artículos tanto objetivos como de opinión sobre diversas cuestiones relacionadas con el mundo literario.

4 Comentarios en “Las 3 madres más majas de la novela romántica”

  1. Sandra M.

    Hola Marhya!!
    Si te soy sincera, no es algo que suela recordar (a lo de buenas madres, me refiero), creo que siempre se me quedan en la memoria las malas, jajajaja. Tendría que rebuscar entre mis reseñas para acordarme, pero me suena que la madre de una de las protagonistas de la serie de Susan Wigg (no me acuerdo el nombre, perdona mi memoria) me gustaba mucho, pero ya te digo que tendría que revisar…
    Hace años que leí Se abre la veda y no recuerdo a esa madre, creo que va siendo hora de que relea el libro 😉
    Besos :33

  2. Marhya

    No he leído nada de Susan Wigg. Cierto que las malas se quedan más en la memoria, pero es que buenas en la novela romántica hay tan pocas… Es tremendo. Sobre todo en la histórica, en contemporánea ya mejora algo la cosa.
    Releer Se abre la vedad siempre es una buena idea, yo procuro hacerlo una vez al año 😉
    ¡Besos!!

  3. Isabel

    Tenéis razón, las madres puñeteras parece que se recuerdan más.
    Marguerite me encanta, es una madraza para sus hijos y sus sobrinos. La madre y la tía de Daisy son muy graciosas. La señora O’Toole me gusta pero Roberts tiene madres que me gustan más; por ejemplo, Justine, la madre de los Montgomery en la trilogía de Inn-Bonsboro, que me encanta.
    Besos

  El corazón de un blog late más fuerte con cada comentario que recibe, ¿nos dejas el tuyo?    

Deja un comentario